17 de noviembre – Día Internacional del Cáncer de Pulmón

¿Está usted en riesgo de padecer cáncer de pulmón?

  • Algunos factores de riesgo son tener más de 60 años, fumar o haber fumado, ser fumador pasivo y en ciertos casos, antecedentes familiares.
  •  Visitar al médico, regularmente, permite detectar a tiempo cualquier indicio de esta enfermedad.

 

Si fuma o fumó cigarrillos, pipas o puros; es o fue fumador pasivo, ha estado expuesto a radiación ionizante, tiene más de 60 años o ha estado en contacto con productos de combustión de diésel, gas radón y sustancias químicas (níquel, uranio o arsénico), las probabilidades de padecer cáncer de pulmón son más elevadas.

Los individuos que presenten uno o varios de estos factores de riesgo deben visitar a su médico, para elaborar su historia clínica y detectar, a tiempo, cualquier indicio de este tipo de cáncer. Los antecedentes familiares también se evalúan, ya que algunos casos de cáncer de pulmón suceden por esta causa.

“El cáncer se origina cuando las células comienzan a crecer descontroladamente e invaden otros tejidos; en el caso del cáncer de pulmón, este suele formarse en las células que recubren los bronquios y en otras partes como los alveolos o bronquiolos”, detalló la Dra. Vanessa Campos, Gerente Médico de Oncología de Roche Centroamérica y Caribe.

El cáncer de pulmón se puede clasificar en dos tipos: los de células no pequeñas, que surgen en cualquier lugar del tejido que cubre las vías aéreas del pulmón, y los de células pequeñas, los cuales a menudo inician en los bronquios y se diseminan rápidamente. Según la Sociedad Americana contra el Cáncer, entre el 85% y 90% de los cánceres de pulmón son de células no pequeñas. (Ver recuadro: “Impacto del cáncer de pulmón en el país y el mundo”).

 Esta enfermedad suele ser asintomática en sus fases iniciales; sin embargo, según la Dra. Campos “si la persona cuenta con uno o varios de los factores de riesgo y además nota algún síntoma, debe acudir a su médico de inmediato. Esto conllevará a una evaluación del paciente y a que, eventualmente, el cáncer pueda ser diagnosticado en etapas más tempranas; obteniendo mejores resultados en el paciente tratado”.

Los síntomas dependen de la ubicación y extensión del cáncer y se presentan, usualmente, de forma tardía. Destacan:

  • Tos constante; en algunos casos con sangre.
  • Dolor y silbido en el pecho.
  • Ronquera y dificultad para respirar o falta de aire.
  • Bronquitis o neumonía recurrente.
  • Sensación de mucho cansancio.
  • Hinchazón de las venas del cuello o la cara.
  • Pérdida de apetito y de peso.
  • Sensación de que los alimentos se retienen en la mitad del tórax.

 

Un diagnóstico temprano es la clave

Para diagnosticar un cáncer de pulmón es esencial que el médico conozca los factores de riesgo y síntomas por los cuales la persona asiste a cita. Entre más temprano se realice la visita, existen más probabilidades de detectar a tiempo el cáncer.

Lo primero que el médico tratante efectúa es un examen físico e historial clínico de la persona para conocer su estado de salud, tratamientos previos, posibles señales y factores de riesgo de la enfermedad y otro tipo de padecimientos.

Si los resultados de estas pruebas arrojan alguna sospecha de cáncer de pulmón, el especialista puede referir otros exámenes, tales como una radiografía de tórax (para ver cómo están los órganos y huesos a lo interno de esta parte del cuerpo), una tomografía computarizada o una resonancia magnética, con el fin de conocer si el tumor se propagó a la médula espinal o cerebro.

“Para esta enfermedad, también, se realiza un análisis de la secreción de las vías respiratorias (esputo), que se obtiene mediante la tos, así como una broncoscopía, con el fin de determinar si existen o no anormalidades en las vías respiratorias o la tráquea. Asimismo, se toman biopsias de los tejidos del área afectada para confirmar o descartar la presencia de cáncer”, indicó la Gerente Médico de Oncología de Roche.

Tratamiento personalizado

Seleccionar el tratamiento de un paciente con cáncer de pulmón depende de una serie de factores, que el equipo médico analiza previamente, como son: la clasificación microscópica del cáncer y etapa en la que encuentra (se relaciona con el lugar o lugares donde está ubicado, su tamaño y diseminación), las condiciones de salud del paciente, las posibilidades de buscar la curación, prolongar la vida y/o de aliviar los síntomas.

 El cáncer de pulmón puede tratarse con radioterapia, quimioterapia o cirugía (en etapa temprana). “Si el cáncer se ha diseminado a otros órganos, el paciente suele ser tratado con terapias que permitan prolongar o tener una mejor calidad de vida. Por ejemplo, la radioterapia y quimioterapia ayudan a reducir el tamaño del cáncer y controlar ciertos síntomas”, acotó la Dra. Campos.

Cabe destacar que los pacientes con cáncer de pulmón en etapas avanzadas, también, pueden tratarse con terapias dirigidas: son medicamentos que bloquean, específicamente, el crecimiento de las células malignas.

Jannella Rodriguez

Gerente de Cuenta . Correo electrónico: jannellarodriguez@nexopr.com

Cel.: +506 8879-5510
Jannella es bachiller en Relaciones Públicas y Licenciada en Comunicación de Mercadeo. Cuenta con 11 años de experiencia en puestos como: asistente de protocolo de Casa Presidencial (periodo 2003-2006), ejecutiva de cuentas para Comunicación Corporativa Ketchum, coordinadora de proyectos independientes así como ejecutiva de eventos y comunicación.

Últimas publicaciones de Jannella Rodriguez (ver todas)

Compartí esta publicación

FacebookTwitterYou TubeShare to Stumble UponMore...