Hoja de datos

Cinco mitos acerca de la insuficiencia renal*

 

Los riñones actúan como filtros en el cuerpo humano, pues se encargan de eliminar toxinas y excesos de agua por medio de la orina. Son vitales para mantener estables la presión arterial, el conteo de células rojas en sangre y la salud de los huesos. También, controlan el nivel de la acidez en la sangre. Desempeñan su función en conjunto con la uretra y vejiga; encargados todos de producir y eliminar orina.

Insuficiencia renal es un término que se utiliza para definir un estado en el cual los riñones están lesionados y no cumplen con las mencionadas funciones correctamente. Falla renal o insuficiencia de los riñones son otras formas de denominar esta condición.

Mito 1: si mi diagnóstico fue de lesión o enfermedad renal, significa que tengo insuficiencia.

No siempre que existe enfermedad o lesión renal se alcanza la insuficiencia. Ésta se diagnostica cuando los riñones desempeñan menos del 15% de su función normal.

Mito 2: los únicos tratamientos para la insuficiencia renal son la diálisis o el trasplante de riñón.

Ante la presencia de insuficiencia renal, el objetivo del tratamiento será encontrar un reemplazo para la función de estos órganos. Normalmente, la diálisis (sea hemodiálisis o diálisis peritoneal, que es un proceso para filtrar la sangre por medio de una máquina) y el trasplante (en casos muy severos) es la opción. Sin embargo, hay pacientes quienes, junto con sus médicos y dependiendo de un análisis detallado del caso, deciden únicamente tratar con medicamentos para proteger la función del riñón lo más que se pueda, acompañado de cambios permanentes de alimentación y estilo de vida.

Mito 3: si tengo insuficiencia renal, tengo que dejar de trabajar y de hacer ejercicio.

No. El paciente con insuficiencia renal, dependiendo de cuán avanzada esté su condición, puede –e incluso debe- tratar de mantener su vida lo más normal posible y siempre con la orientación de su médico. Permanecer en el trabajo y buscar una forma de ejercicio (caminatas, natación o yoga, entre otras) que le mantenga activo y motivado, es crucial para mitigar la depresión y la ansiedad que pueden aparecer después del diagnóstico.

Mito 4: si estoy recibiendo diálisis, puedo comer y tomar lo que quiera.

No. La diálisis no reemplaza todas las funciones de un riñón saludable. El paciente deberá vigilar su dieta y consultar con su médico las cantidades recomendadas de ingesta de potasio, sodio, fósforo y líquidos.

Mito 5: solo los adultos pueden padecer de insuficiencia renal.

No. Los niños también pueden presentar insuficiencia renal, especialmente, si presentanenfermedad renal crónica (ERC). Casi el 50% de los casos de ERC en niños es provocado por defectos congénitos en los riñones o la vejiga. La otra mitad lo adquiere por la presencia de diversas condiciones como el síndrome nefrótico.

 

*Con información de MedlinePlus (https://www.nlm.nih.gov/), Fondo Americano del Riñón (http://www.kidneyfund.org/) e Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (http://www.niddk.nih.gov/) por la Doctora Marianne Chacón, Gerente Médico de Nefrología  

Roche Centroamérica y Caribe (CAC).

Mariví Portillo

Directora de Cuentas . Correo electrónico: mariviportillo@nexopr.com

Cel.: +506 6100-0520
Bachiller en Periodismo y licenciada en Comunicación de Mercadeo. Venezolana, radicada en Costa Rica desde el 2000. Cuenta con 10 años de experiencia en el área de comunicación, entre otras áreas, en la de relaciones públicas como asesora independiente, directora de cuentas y coordinadora de proyectos para agencias del ramo.

Últimas publicaciones de Mariví Portillo (ver todas)

Compartí esta publicación

FacebookTwitterYou TubeShare to Stumble UponMore...