Hoja de datos

Cuando la cirugía es la salida del cáncer de ovario*

 

El cáncer de ovario, a nivel global, es el noveno más común entre las mujeres y el quinto causante de las muertes por cáncer en ese mismo género. Desafortunadamente, la gran mayoría de estos tumores se detectan tarde y la cirugía suele considerarse la base esencial del tratamiento.

La Organzación Mundial de la Salud contabiliza alrededor de 137 nuevos casos diagnosticados por año, en Costa Rica y cerca de 84 fallecimientos por esta misma enfermedad.

 

No subestime ningún síntoma 

Este tipo de cáncer puede causar múltiples síntomas, aunque muy pocos en etapa temprana. Las mujeres no deben subestimar ninguna de las siguientes señales aunque parezcan comunes, especialmente si persisten en el tiempo o están fuera de lo normal:

  • Inflamación en el abdomen. Sentirse hinchada o llena de gases.
  • Dolor pélvico o abdominal.
  • Problemas para comer o sentirse llena muy rápidamente.
  • Síntomas urinarios como urgencia de ir a orinar o deseos de orinar muy frecuentemente.

 Otros síntomas a considerar son la fatiga, molestias estomacales, dolor de estómago, dolor al tener relaciones sexuales, estreñimiento, cambios en la menstruación, dolor de espalda inexplicable e inflamación abdominal unida con pérdida de peso.

 

Dos formas de prevención

El Papanicolau (PAP) NO es una forma de prevenir o diagnosticar el cáncer de ovario. Actualmente, solo existen dos maneras de prevenirlo:

  • Toma de píldoras anticonceptivas, las cuales pueden reducir el riesgo entre un 30% y 60%.
  • La cirugía preventiva para remover los ovarios y las trompas de falopio podría indicarse para mujeres con predisposición genética, mujeres de edad avanzada (post-menopausia) que deban reducir su riesgo de padecer la enfermedad, así como mujeres en edades previas a la menopausia que necesiten reducir el riesgo de padecer cáncer de seno. Esta cirugía deberá ser prescrita por un especialista.

 

Si se diagnostica cáncer de ovario…

El médico tratante diagnosticará el cáncer de ovario por medio de un examen pélvico, uno de sangre, un ultrasonido y una biopsia, idealmente en combinación. El tratamiento a seguir dependerá de la etapa en la que el cáncer se encuentre (existen cuatro etapas posibles) y del tipo específico que se presenta.

Únicamente 15% de los cánceres de ovario se diagnostican en la etapa I, cuando son más tratables. Por ende, lo más usual, es que la paciente con diagnóstico positivo deba someterse a cirugía. Algunos de los procedimientos utilizados, solos o en combinación, dependiendo de la etapa del cáncer y de si éste se ha extendido a otros sectores son:

  • Salpingo ooforectomía unilateral o bilateral: se remueve el ovario con su trompa de Falopio de un solo lado o de ambos.
  • Histerectomía completa: se remueven el útero y el cérvix.
  • Omentectomía: se remueve una parte o todo el omento, un tejido grasoso que está dentro del abdomen.
  • Resección del intestino: se remueve parte de los intestinos delgado o grueso.
  • Biopsias o “debulking”: se remueven parte o la totalidad del diafragma, el apéndice, bazo, la vejiga o los nodos linfáticos del abdomen, con el propósito de estudiar su estado o de eliminarlos de forma preventiva.

La cirugía continúa siendo la base del tratamiento de cáncer de ovario; aspecto que se reafirmó en la “Sesión de expertos en cáncer de ovario” que efectuó la farmacéutica Roche, el 11 de marzo, en Barcelona, España, y contó con la participación de más de 20 oncólogos de Centroamérica y el Caribe.

Según la doctora Ana Oaknin, oncóloga médica del hospital Vall D’ Hebrón, en Barcelona, España, “el principal objetivo del manejo quirúrgico del cáncer de ovario es obtener un tumor residual igual a cero; es decir, a menor tumor residual mayor posibilidad de supervivencia para la paciente”.

 

Dudas frecuentes después de la cirugía

Si la cirugía aplicada para tratar el cáncer de ovario fue una salpingo ooforectomía unilateral o bilateral, quizás combinada con una histerectomía completa, las dudas de la paciente serán múltiples, aún más si ésta se encuentra en edad fértil y mantiene una vida sexual activa.

Algunas de estas dudas frecuentes son:

  • ¿La cirugía será lo único que necesite para tratar el cáncer?:Dependiendo de la etapa en la que se diagnostique el cáncer y del tipo específico, la paciente podría necesitar quimioterapia, radioterapia o el uso de terapias biológicas, adicionales a la cirugía. Además, durante un lapso de tiempo determinado por su médico tratante, deberá hacerse chequeos y exámenes de seguimiento.
  • ¿Qué va a pasar con mi capacidad para concebir?: Si solo uno de los ovarios y trompa de Falopio se removieron, la paciente todavía conservará capacidad para concebir. Si la cirugía efectuada fue más extensa (se removieron los dos ovarios, trompas, útero y cérvix) puede discutir con su médico opciones alternativas para concebir (congelamiento de óvulos, por ejemplo).
  • ¿Se me adelantará la menopausia?: cuando se remueven ambos ovarios es muy probable que la paciente en edad previa a la menopausia experimente los síntomas de esta etapa hormonal. Dependiendo de su edad, la paciente deberá discutir con su médico si usar tratamiento de reemplazo hormonal.
  • ¿Cómo va a verse afectada mi vida sexual?: a veces, la vida sexual de las mujeres mejora después de la cirugía porque desaparecen síntomas dolorosos e incómodos que se presentaban anteriormente. Cada caso es diferente, pero el pronóstico de este aspecto, junto con la guía de un médico y el apoyo solidario de la pareja, suele ser positivo.
  • ¿Qué podría pasar con mi menstruación?:la menstruación podrá tener cambios dependiendo de la cirugía de la paciente. Cuando es una ooforectomía bilateral, se producirá menopausia precoz por la ausencia de ambos ovarios y habrá amenorrea (dejará de venir la menstruación). En caso de ooforectomía unilateral (extirpación de un solo ovario), es posible que la paciente presente una menopausia temprana o ausencia de menstruación únicamente por unos meses, producto del efecto de la quimioterapia, y luego reiniciar sus periodos menstruales.

 

*Fuentes: Adaptado del Centro Médico de la Universidad de Maryland (http://umm.edu/), Sociedad Americana contra el Cáncer (http://www.cancer.org/), Día Mundial del Cáncer de Ovario (http://ovariancancerday.org/) e Instituto Nacional del Cáncer (http://www.cancer.gov/) por la Doctora Vanessa Campos, Gerente Médico de Oncología de Roche Centroamérica y Caribe (CAC).

Mariví Portillo

Directora de Cuentas . Correo electrónico: mariviportillo@nexopr.com

Cel.: +506 6100-0520
Bachiller en Periodismo y licenciada en Comunicación de Mercadeo. Venezolana, radicada en Costa Rica desde el 2000. Cuenta con 10 años de experiencia en el área de comunicación, entre otras áreas, en la de relaciones públicas como asesora independiente, directora de cuentas y coordinadora de proyectos para agencias del ramo.

Últimas publicaciones de Mariví Portillo (ver todas)

Compartí esta publicación

FacebookTwitterYou TubeShare to Stumble UponMore...